Scroll to top
  • tecomoaquesos@quesoslavega.com

Tipos de queso según su textura

Los quesos se han convertido en un ingrediente indispensable para platos de todos los estilos y sabores, ya sea con salsas, pastas o carnes, los quesos agregan sabor y diversión a cualquier plato. Existen muchos clasificaciones, pero en este artículo nos centraremos en los tipos de queso según su textura, que se refiere a la consistencia de la pasta. Esta es una de las más comunes:

Quesos duros

Estos quesos tienen una textura muy consistente y un sabor intenso, que los hace perfectos para ser consumidos como ingredientes principales de algunos platos, como ensaladas y platos calientes, o incluso solos. A la hora de consumirlos, se suelen rallar o cortar en trozos pequeños, como hacemos con el Parmesano, el Provolone o el Sardo.

Quesos semiduros

Este tipo de queso es una variedad que se caracteriza por un sabor intenso y una textura firme, aunque no tanta como la de los quesos duros. Por eso, es ideal para acompañar en sándwiches, pizzas, ensaladas y otros platos. Algunos de los quesos semiduros más populares son el Cheddar, el Gouda, el Gruyère, el Emmental y el Colby Jack.

Quesos semiblandos

La pasta tiende a romperse, ya que tienen un contenido de humedad relativamente alto, lo que les da una textura ligera y cremosa. Los quesos semiblandos son ideales para preparar salsas para carnes rojas, como los quesos azules que pertenecen a esta categoría. Algunos ejemplos son el Gorgonzola, el Cabrales y el Roquefort.

Quesos blandos

Son quesos muy cremosos, perfectos para untar en una rebanada de pan. Tienen una textura suave y húmeda, con un sabor suave. Algunos de los quesos blandos más comunes son el Brie y el Camembert. En Quesos La Vega, tenemos dos riquísimos ejemplares de pasta blanda, Lamerón y Jaspe.

Quesos muy blandos

Estos quesos tienen una textura muy suave, húmeda y esponjosa, típica de los quesos frescos que, además de fabricarse con un bajo porcentaje en grasa, no necesitan madurar. Destaca su sabor suave y se deshacen fácilmente en la boca, como el Ricotta, el Cottage y el queso crema.